El primer dato que preocupó a los cordobeses fue el que difundió el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), que informaba que el 40,5 por ciento de los habitantes del Gran Córdoba vivían bajo la línea de pobreza.Son unos 564 mil chicos que integran hogares que no satisfacen necesidades básicas de consumo en todos los rubros básicos: vivienda, transporte, vestimenta y alimentación, entre otros.

Lo cierto es que Córdoba es la provincia con peores indicadores de pobreza infantil de la Región Pampeana y la segunda peor –después de San Juan– si se consideran todas las jurisdicciones del país.